martes, marzo 03, 2009

Amigo grillo


Desde siempre, los grillos han fascinado a los chinos. Antiguamente los encerraban en hermosas cajitas de porcelana, perforadas y decoradas con miniaturas. O los metían en pequeñas jaulas de marfil, bambú o junco. También organizaban carreras de grillos, en las que se cruzaban numerosas apuestas.
Durante las dinastías manchúes, estos animalitos alcanzaron su máxima popularidad y fueron objeto de los más exquisitos cuidados. Los consejos para tratarlos están recopilados en el Libro del Grillo, escrito hace 400 años, y que se consultaba para saber qué hacer si, por ejemplo, el grillo sufría de restreñimiento o de vértigo o estaba herido.
Muchos manchúes llevaban siempre con ellos a sus pequeñas mascotas para deleitarse permanentemente con su canto.
Actualmente, los chinos siguen valorando a los grillos, sobre todo, desde un punto de vista gastronómico