viernes, septiembre 05, 2008

Sopa de aletas de tiburón


Para expresar su rechazo ante la mutilación de las aletas que sufren los tiburones, este miércoles pasado una artista británica se colgó durante quince minutos de unos ganchos fijados a la piel de su espalda. Alice Newsteas se exhibió así en una tienda de productos cosméticos de la muy elegante Regent Street de Londres para denunciar el maltrato dispensado a los escualos, que son colgados de unos ganchos para cortarles las aletas y luego devueltos al mar, donde, incapaces de nadar, mueren asfixiados mientras se desangran.
“Hago esto porque la demanda de sopa de aletas de tiburón y otros productos provenientes de este animal diezma su población”, declaró. “Ya me he perforado el torso, piernas, brazos y rodillas”, prosiguió, “y mientras el que perfore sepa lo que hace, no corro ningún peligro”.