viernes, febrero 13, 2009

Chiquititas y especiales


Los técnicos de la reserva biológica de Abufari, en el estado de Amazonas (norte de Brasil), acaban de descubrir la existencia de dos pequeñas tortugas albinas entre los 380.000 bebés recién nacidos en este sitio protegido de 280.000 Ha, situado a unos 600 km de Manaos.
“Es un fenómeno muy especial, porque de los cientos de miles de tortugas que nacen cada año en la reserva, cinco como máximo son albinas”, declaró este martes Elmano Augusto, del servicio de prensa del Instituo Chico Mendes de conservación de la biodiversidad, responsable de la reserva.
Igual que los seres humanos, las tortugas albinas -el albinismo es una condición genética que se manifiesta por la falta de pigmentación de la piel, debida a la ausencia de melanina- son más sensibles a los rayos del sol y más débiles.
“Y también son más más fácilmente localizables por animales depredadores, como los caimanes, y por los cazadores furtivos, que las venden más caras que las otras”, precisó Elmano Augusto.
El encargado de la reserva biológica, Fernando Weber, ha decidido criar a las tortuguitas en cautividad durante un año, “hasta que sean suficientemente fuertes para poder soltarlas en la reserva”.
El Instituto Chico Mendes fue fundado en 2007 por el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva para administrar las 300 reservas ecológicas que hay en Brasil, que ocupan 770.000 km², “una superficie mayor a la de España”, según Elmano Augusto.