lunes, febrero 23, 2009

La que hay que proteger


Los cuidadores del Museo de Besançon (Francia), recibieron con gran alegría el nacimiento de Tahina, uno de los pocos propithecus coronatus que existen actualmente. Estos monos, especie de lémures extremadamente raros, son endémicos de Magadascar, donde corren grave peligro de extinción. Más difícil es aun que sobrevivan en cautividad: sólo hay 17 individuos en todo el mundo.
Tahina, que en malgache significa “la que hay que proteger”, necesita ser alimentada a mano porque su madre no tiene leche; pero pasa muchos ratos con ella para mantener su equilibrio emocional.
Durante estos últimos años, el Museo de Besançon se ha especializado en la reproducción de especies raras y amenazadas. Participa activamente en la conservación de los propithecus coronatus desde 2002 y hoy cuenta con una familia compuesta por la pareja reproductora, Ulrick y Vick, y sus dos hijos, Douany y Bafana. Vick tiene pequeños cada año, pero uno de cada dos muere antes del segundo día.
El público deberá esperar la llegada de la primavera para poder conocer a Tahina, que pesaba menos de 100 gramos cuando nació.