viernes, octubre 17, 2008

Invitados de honor


Harriet y Andrew Athay, habitantes de Dorset (Inglaterra), se casaron la semana pasada y eligieron como testigo de boda a su perro Ed. Humbug y Goulash, sus otras dos perritas, los escoltaron hasta el altar. Para la ceremonia, Ed vistió un traje hecho a medida y corbata a juego, y Humbug y Goulash lucieron preciosos collares de brillantes de color rosa.
Los novios se conocieron el año pasado mientras paseaban a sus mascotas y se enamoraron rápidamente. Cuando decidieron casarse, quisieron que sus mascotas tuvieran un puesto de honor ese día, pues de no haber sido por ellas, nunca se habrían encontrado.