martes, octubre 21, 2008

Mensajeras y espías

El diario iraní Etemad Melli publicó ayer que fuerzas de seguridad locales interceptaron hace pocos días a dos palomas espías en la ciudad de Natanz, no muy lejos de la planta de enriquecimiento de uranio del país. Una de las aves fue capturada cerca de una fábrica de agua de rosas en Kashan, a unos diez kilómetros de la planta nuclear, según una fuente anónima citada por el matutino, que precisa que el pájaro llevaba un aro metálico y unos hilos invisibles.
“Días antes, durante este mismo mes, encontraron otra paloma, negra, que tenía un aro de metal azulado con unos hilos invisibles”, añade la misma fuente.
Desde hace cinco años, la planta de enriquecimiento de uranio, situada entre las ciudades de Kashan y Natanz, es tema de discusiones entre Teherán y los países occidentales, encabezados por los EE.UU. Irán se niega a suspender su funcionamiento, a pesar de múltiples resoluciones y sanciones decididas por el Consejo de seguridad.