domingo, mayo 18, 2008

El zoo en casa



Según comunicaron los medios rumanos, George G., un habitante del pueblo de Pietrosita que tenía una leona de tres años enjaulada en su jardín, fue arrestado por la policía cuando sus vecinos, hartos de oír los rugidos del animal a cualquier hora, lo denunciaron.
Las autoridades descubrieron, además, que en el lugar habitaban también dos pavos reales, dos ciervos y varios perros.
El propietario, de 28 años, deberá defenderse del cargo de posesión ilegal de animales salvajes, y si es encontrado culpable, podría recibir una pena de hasta un año de cárcel.
La leona fue trasladada al zoo de Bucarest, pero se permitió que los pavos reales y los perros sigan viviendo con su dueño.