martes, junio 03, 2008

¡Chin chin!



Dog Beer es el nombre que Elise Schumacher, propietaria de una tienda de animales en Sydney (Australia), le ha puesto a la cerveza para perros que acaba de lanzar al mercado. Se le ocurrió la idea cuando observó que sus dos mascotas, Louis y Vuitton, lamían las gotas derramadas de la cerveza que ella estaba bebiendo.
Esta cerveza especial viene envasada en botellas semejantes a las de consumo humano y se vende en los bares de la ciudad. Los precios también son parecidos: unos 5 dólares australianos (€ 2,5) cada una.
“Los dueños de perros la compran. Y, además, mucha gente se la regala a amigos que tienen perro”, explica la señora Schumacher, que también ofrece en su tienda galletitas con sabor a hígado. Y añade que ya ha vendido “cientos de botellas” y que hay que recordar que la cerveza normal es perjudicial para el mejor amigo del hombre.