jueves, junio 05, 2008

Los caracoles también pagan


La SNCF (ferrocarriles nacionales de Francia) decidió devolver los € 5,10 exigidos por un revisor a un pasajero que llevaba caracoles vivos sin billete en un TGV (tren de alta velocidad), si bien considera que estos gasterópodos deben, como todos los animales domésticos, pagar su pasaje.
Aunque no se trataba de un perro, gato o canario, el funcionario aplicó a rajatabla el reglamento, que requiere sacar billete para todo animal, transportado en un bolso o cesto, que pese menos de 6 kg. Para los más grandes hay que adquirir el boleto de media tarifa.
Dada la repercusión que el asunto tuvo a través de los medios de comunicación, un portavoz de la empresa anunció el reembolso de los € 5,10 al propietario de los caracoles y señaló que éste no había sido multado.