miércoles, agosto 13, 2008

El mejor amigo del hombre


No es buena cosa ser perro en China, Corea del Sur o Vietnam. Activistas coreanos militantes por los derechos de los animales se manifestaron por las calles de Seúl disfrazados de perros el pasado jueves 7, víspera de la jornada tradicionalmente dedicada a los alimentos buenos para la salud durante el verano. La protesta pretendía la prohibición de la venta de perros para el consumo de su carne.
Especialmente apreciada por sus supuestas cualidades, esta “carne perfumada” tendría el mérito de calentar el estómago, aumentar la potencia sexual y ayudar a soportar mejor los fuertes calores veraniegos.
En diciembre de 2003, el parlamento de Taiwan promulgó una ley que prohibía el consumo de carne canina. Corea del Sur hizo lo mismo en 2008. Y en Pekín, las autoridades chinas la han eliminado de la carta de sus restaurantes durante los Juegos Olímpicos (ver post del 14 de julio Perros fuera del menú).
Preocupados por las reacciones de los visitantes occidentales y de las asociaciones de defensa animal, estos gobiernos asiáticos afirman que las medidas tomadas “expresan su respeto por las costumbres alimenticias de otros países”.