domingo, septiembre 09, 2007

Pececitos cosmetólogos

Desde siempre, el hombre ha utilizado a los animales en beneficio propio. Caballos, bueyes, perros, vacas, cabras, cerdos, elefantes, gallinas, camellos, delfines, palomas… y un larguísimo etcétera contribuyen en cualquier lugar del mundo a la supervivencia del ser humano. También es común que se generen vínculos afectivos entre un hombre y un animal, a veces, mucho más profundos y duraderos que entre dos personas. Y existe otro tipo de situaciones en las que el hombre se sirve del animal para determinados fines que nada tienen que ver con el progreso ni con el afecto, como los “servicios” que les hacen brindar en spas y balnearios en China, Japón y Corea a los pececitos Garra rufa, conocidos allí como Chinchin Yu. La característica principal del también llamado pez doctor o pez spa es que se alimenta de las células muertas de la piel, y si bien comenzó a ser utilizado en Turquía (donde se encuentra entre las especies protegidas para evitar su explotación excesiva) en tratamientos paliativos de la psoriasis y otra enfermedades dermatológicas, se ha puesto muy de moda en determinados y exclusivos centros de belleza chinos y japoneses, donde los clientes meten los pies en pequeños estanques de agua caliente para que los pececitos eliminen sus molestos callos y durezas. En algunos de estos spa llevan la cosa un poco más lejos: la persona se sumerge completamente y deja que los Garra rufa “trabajen” en todo su cuerpo, lo que, aseguran quienes lo han probado, proporciona una gran relajación.

3 comentarios:

BromoLuz dijo...

Yo no sé si podría con este tratamiento, pero si es tan efectivo, lo tomaré en cuenta.

àngels miarnau dijo...

Yo no podría dejar que un ser vivo "se comiera las células muertas de mi piel" o me prestara determinados servicios. Quiero decir que lo que yo acepto (y espero, necesito y, de vez en cuando pido) de ellos, de los seres vivos,son caricias, ideas, sentimientos, ayuda y descubrimientos... Tal vez, algo más; soy tan exigente como generosa. Lo demás lo siento como degradante para una de las dos partes e indigno para la otra.
Contenta de encontrarte otra vez por aquí.
Àngels

Anónimo dijo...

Suena medio "asquete", pero es sólo prejuicios. Por caso, cuando quedamos "dados vuelta" por una infección intestinal, cuando al término de los antibióticos con dan un "recontituyente de la flora" lo que hacen es "sembrarnos" la panza con bacterias. Y las espinillas que nos sacamos de la cara no son otra cosa que ácaros