jueves, septiembre 13, 2007

Sí, quiero



Hoy es el primer aniversario de la boda de Timmy, un macho bichon frisé, y su novia Muffin, una bonita shih tzu. Se casaron el 13 de septiembre del año pasado en uno de los salones de Harrods, el exclusivo centro comercial británico, al que llegaron en un carruaje descubierto y tirado por caballos, y donde, después de una corta –pero emotiva– ceremonia, compartieron besos y una torta con sus invitados.
Timmy y Muffy fueron una de las primeras parejas cuyos dueños contrataron el servicio de bodas caninas de Harrods, que se promociona en dos versiones: el combo de lujo (cuesta cerca de U$S 5000) y el paquete premium (ronda los U$S 6500). Mucho más de lo que costó la primera boda canina celebrada en Singapur (sudeste asiático), puesto que los propietarios de Bruno y Jingle, los felices novios, pagaron algo menos de U$S 600 con todo incluido: ceremonia, sacerdote, collares (en lugar de anillos), certificado de matrimonio, torta y champagne.