lunes, julio 23, 2007

Vale más ser del montón

Veintiún años después de la catástofe de Chernobyl (Ucrania), estudios realizados sobre 1500 pájaros en un radio de 50 km alrededor de la central nuclear demuestran que las aves de plumaje más brillante, las que ponen huevos de mayor tamaño y las que realizan migraciones más importantes sufren los efectos de las radiaciones radiactivas más que el resto (no tan bellas y sin “hazañas” importantes en su haber, pero mucho más longevas), pues estas tres características requieren mayor cantidad de moléculas antioxidantes para proteger las células del pájaro y, en consecuencia, éste dedica menos moléculas de este tipo al cuidado de su sistema inmunitario. Los científicos que han realizado la investigación (Thimothy Mousseau, de la universidad de Carolina del Sur, y Anders Moller, de la universidad parisina Pierre et Marie Curie), han llegado a la conclusión de que en la gestión adecuada de estos antioxidantes se encuentra la clave de la supervivencia.

1 comentario:

Javier Geno dijo...

Me gusta visitarte. Me entretiene y me sorprende. Lo que me llama la atención es que eres muy constante en publicar. Eso es bueno para el negocio. Da una buena imagen. Aunque ha decir verdad, a mi me basta con que me lea una sola persona (por ejemplo tú). Eso me empuja y anima a seguir publicando.Te deseo lo mejor