viernes, julio 27, 2007

A soplar velitas


La Casa de los Osos Polares, en el zoológico de Buenos Aires, está de fiesta. Y es que uno de sus habitantes, Botija, cumple hoy 35 años y lo va a festejar con todos los visitantes que se acerquen a saludarlo. El personal del departamento de nutrición y los niños que asisten a la colonia del zoo van a preparar una torta, y el público podrá ver a través del vidrio de su recinto cómo la degusta y cómo –a lo mejor– invita a su pareja, Josefa. En su vida cotidiana, Botija come diariamente 15 kg de alimento entre carne, pescado, fruta y verdura variada, todo ello muy necesario para mantener en buena forma a este oso polar de 400 kg, a quien el frío ídem que está haciendo en Buenos Aires parece poner de excelente humor. También habrá piñata y cotillón para todos los que participen de este alegre día. Y sería una buena ocasión para averiguar por qué Botija se llama Botija. ¿Quizá fue bautizado en Uruguay? Tal vez nuestros hermanos uruguayos puedan esclarecer nuestras dudas…