martes, agosto 14, 2007

Corre, corre, que te pillo


Los responsables del Parque de Animales Thoiry (cerca de París) estaban preocupados por la apatía e indolencia que mostraban sus tres elefantes africanos, pues si en la naturaleza los paquidermos se ven obligados a desplazarse todo el día para procurarse alrededor de 250 kg de vegetales poco calóricos, en el zoo engullen en una hora 90 kg de una comida mucho más nutritiva y variada, por lo que holgazanean el resto del tiempo.
Para que estén más activos, Paul de La Panouse, director de este zoológico conocido por su “safari africano”, ha introducido una pareja de facóqueros, especie de jabalí africano de cabeza grande y verrugas en la cara, cuya misión consiste en pelearse con los elefantes por las frutas que los cuidadores les tiran varias veces por día en distintos puntos del parque. La decisión ha resultado muy acertada, porque si bien los facóqueros no pesan más de 150 kg y son mucho más pequeños, se mueven con mayor agilidad al momento de quitarles la fruta a los paquidermos y salir corriendo perseguidos por éstos que, naturalmente, nunca consiguen alcanzarlos, pero hacen así un buen ejercicio físico.