miércoles, agosto 22, 2007

Mejor que un valium

Parece que cuando los corderos se ponen nerviosos no hay como mostrarles fotografías de otros ovinos para que se tranquilicen. En efecto, según declaraciones del profesor Keith Kendrick, director de un estudio realizado hace un tiempo por investigadores británicos, el estado de ansiedad de las ovejitas, medido por el ritmo cardiaco, balidos y tomas de muestras sanguíneas, era menor cuando les enseñaban fotos de otros corderos que cuando se les proyectaban imágenes de cabras o de figuras geométricas. En la misma investigación, el profesor Kendrick descubrió que los ovinos pueden recordar los trazos de, por lo menos, otros 50 congéneres, incluso de perfil.