viernes, agosto 10, 2007

No trabajo más


Un cocodrilo del Nilo que se había escapado a finales de mayo de un circo itinerante ucraniano encontró refugio en una barcaza encallada en el mar de Azov (Ucrania), donde toma el sol ante la mirada impotente de los socorristas, incapaces de capturarlo. El reptil, conocido como Godzik (diminutivo de Godzilla, el célebre monstruo surgido del imaginario japonés), ha sido visto en las costas del mar de Azov, cerca de un astillero. Sale de vez en cuando para solazarse bajo el sol, según declaraciones de Dariel Adjiba, un responsable de la radio local del ministerio de Situaciones de Urgencia.
Godzic, que formaba parte del circo desde hacía un año, aprovechó una distracción de su entrenador, quien lo había llevado a la playa de Marioupol para publicitar el espectáculo, salió de su jaula, recorrió unos metros y desapareció entre las olas. Todo parece indicar que se ha adaptado muy bien al agua de mar.
Los socorristas buscan inventar alguna trampa para capturarlo, a pesar de su falta de experiencia en la materia, pues Dariel Adjiba se limita a aconsejarles que utilicen ratoncitos como carnada. “En los laboratorios locales no hay muchos animales de este tipo”, reconoce. Y prosigue: “De momento, esperamos en la orilla del mar a que aparezca el cocodrilo. Nuestros únicos instrumentos son la habilidad y la astucia”. Exactamente los mismos que utiliza Godzic.