domingo, agosto 12, 2007

No nos dejen solos


La Sociedad Protectora de Animales (SPA) y la policía de Montpellier (sur de Francia) acudieron este fin de semana pasado en auxilio de cuatro serpientes que habían quedado solas y sin alimentos durante dos semanas, desde que su dueño fue arrestado y conducido a la cárcel de Villeneuve-lès-Maguelone, una población vecina. Muy preocupado por sus animales, de quienes hablaba como si fueran sus hijos, el hombre escribió una carta a Annie Bénézech, presidenta de la SPA local, comunicándole la situación y dándole instrucciones muy precisas para el cuidado de sus reptiles, además de manifestar gran inquietud porque una de las ventanas del departamento había quedado abierta. Temor justificado, pues unos días antes, una boa constrictor macho había sido encontrada en una calle cercana. Alertada por la titular de la SPA, la policía llegó al lugar de inmediato, donde encontró a Bad Boy y Bad Girl, una pareja de pitones de un par de metros de longitud cada uno, y a Julieta, boa constrictor hembra de dimensiones parecidas, sensatamente enroscados sobre sí mismos, aunque deshidratados y hambrientos. Los tres fueron trasladados al zoo de Montpellier, donde se reencontraron con Romeo, el macho fugitivo, y se reponen de las penurias sufridas.