domingo, octubre 14, 2007

Ojo por ojo


Según un estudio publicado en la revista británica New Scientist, los elefantes también usan su extraordinaria memoria para vengarse por sufrimientos pasados. Los investigadores creen que cuando estos animales atacan aldeas y pueblos y destruyen todo lo que allí encuentran, no lo hacen para conseguir comida, sino guiados por un sentimiento de rencor hacia los humanos, transmitido entre generaciones. La directora del proyecto de investigación del elefante de Amboseli (Kenia, África), Joyce Poole, sostiene que “estos animales son lo suficientemente inteligentes y memoriosos como para vengarse”. El estudio señala que la causa del estrés postraumático que padecen estos paquidermos se encuentra en la práctica indiscriminada de la caza furtiva durante los años setenta y ochenta del siglo pasado, y que se ha producido una generación de elefantes “adolescentes delincuentes” que busca compensar las crueles experiencias vividas por sus mayores.