jueves, octubre 25, 2007

Vehículos de cuatro patas


Quienes hayan visitado Grecia se habrán llevado como recuerdo la visión de un asno transportando a un lugareño a través de las callejuelas de un pueblecito o por un polvoriento camino de montaña. Esta imagen de postal está a punto de desaparecer, pues en medio siglo, la cantidad de asnos griegos ha pasado de medio millón de ejemplares que se contabilizaban en los años 50 a 18.000 en 1996. La disminución ha sido de un 96%, y, advierten los expertos, si la tendencia sigue habrán desaparecido completamente dentro de 20 años.
El asno, utilizado en Grecia durante siglos para el transporte de personas y mercancías o para arar el campo, es cada vez más sustituido por vehículos a motor. En casi todo el país, coches, tractores, camiones y motos ganan terreno. Pero el asno sigue siendo amo y señor en Hydra, una pintoresca isla próxima a Atenas donde los vehículos motorizados están prohibidos. Solamente el animal y el hombre pueden adentrarse en la sucesión de estrechas callecitas y escalones de piedra que conforman la población principal. Los equipajes de los turistas, los muebles de una mudanza e incluso una parte de la basura son todavía transportados a lomos de asno.