martes, octubre 09, 2007

Su peor enemigo


Los gorilas de montaña, especie en peligro de extinción, están particularmente amenazados por el recrudecimiento en las últimas cinco semanas de los combates entre insurrectos y fuerzas armadas congolesas en el este de la República Democrática del Congo. Los enfrentamientos se están desarrollando en las colinas de Bukima, sector del Parque Nacional de los montes Virunga, donde viven los últimos gorilas en libertad de la RCD. Un sector de esta zona cayó el pasado sábado bajo el control de los soldados rebeldes comandados por el depuesto general tutsi Laurent Nkunda, pero el ejército congolés afirmó haber rechazado a los disidentes tras sangrientos combates. Según declaraba el pasado domingo Samantha Newport, portavoz de la asociación de protección de la fauna WildlifeDirect (Goma, RDC), “la situación es muy grave, pues los guardabosques se han visto obligados a huir y todos los gorilas congoleses han quedado sin protección ni vigilancia, y nosotros no podemos hacer nada por el momento”. Por su parte, Emmanuel de Merode, director de WildlifeDirect, añadía: “Este es un conflicto humano en el cual se han visto implicados los gorilas de montaña. Ellos no son un blanco, pero fácilmente se ven atrapados en el fuego cruzado y los bombardeos”.
Desde principios de año, diez gorilas de montaña han muerto en el Parque Nacional Virunga y se desconoce el paradero de otros 72. Las asociaciones de defensa del medio ambiente acusan a los seguidores de Nkunda de ser los autores de esas muertes.
Sólo quedan entre 600 y 700 gorilas de montaña en libertad, repartidos entre Rwanda, Ouganda y RCD (África).