viernes, octubre 12, 2007

Volver a nadar


En diciembre de 2005, un pequeño delfín hembra de apenas tres meses quedó atrapada en una red cangrejera, en una de las playas de Florida (EE.UU.). La encontró un pescador, débil, deshidratada y con graves heridas en la cola, y fue transportada con urgencia al Acuario de Clearwater, donde no fue posible salvarle la cola, que terminó por desprenderse de su cuerpo. Cuidada por los especialistas del Acuario, Winter se recuperó y aprendió a desplazarse en su nueva condición de amputada: ya que no podía propulsarse con la cola, se trasladaba mediante una extraña combinación de movimientos (entre las ondulaciones del cocodrilo y el barrido de los tiburones). Este gran cambio empezó a causarle deformaciones en la columna vertebral y su veterinario, Mike Walsh, consultó con el especialista en personas amputadas Kevin Carroll la posibilidad de desarrollar una prótesis que le devolviera a Winter la capacidad de nadar como antes del accidente. Tras distintas pruebas, Kevin Carroll puso a punto un film de gel que, como un guante de látex en la mano de un cirujano, se adhiere por succión al muñón del delfín sin irritarle la piel. Los cuidadores de Winter ya la han acostumbrado a llevar el film de silicona sobre el muñón y a mover esa parte de su cuerpo de arriba abajo, como hacen los delfines para nadar. Cuando esté lista, le pondrán una primera prótesis; empezarán por una cola pequeña, para que ofrezca poca resistencia al agua. Reproducir ese potente mecanismo de propulsión es un auténtico desafío para Kevin Carroll y todo el grupo de especialistas que lo están desarrollando. “Conformamos un equipo que no acepta jamás un ‘no’ como respuesta válida”, asegura Mike Walsh.
En el acuario de Okinawa (Japón), vive Fuji, un delfín hembra que también lleva una prótesis de caucho que le permite nadar a la misma velocidad que sus congéneres; pero se trata de una prótesis parcial, pues la amputación no había sido completa. El de Winter es el único caso conocido de un delfín que haya sobrevivido a la pérdida total de su cola.