jueves, marzo 06, 2008

Víctimas inocentes


Mocha, una joven elefante hembra que pasó incontables horas tratando de caminar con sólo tres patas tras haber pisado una mina terrestre en una región próxima a la frontera entre Tailandia y Myanmar, puede desplazarse ahora más fácilmente gracias a su nueva pata artificial. Expertos del Friends of the Asian Elephant Hospital, el único hospital para elefantes que existe en el mundo (en la provincia tailandesa de Lampang), diseñaron para ella esta prótesis, con la esperanza de ayudarla a rehacer su vida lo mejor posible.
Este hospital fue creado en 1993 por Zoraida Salwala, quien ha dedicado su vida al cuidado de estos animales, y atiende a unos 700 paquidermos por año. Muchos de ellos, como Mocha, sufren amputaciones causadas por las minas ocultas en la zona. Otros, enfermos y sin dueño, son huéspedes permanentes del centro, donde reciben los cuidados necesarios el resto de su vida.