lunes, diciembre 17, 2007

Bienvenido, Fu Long



El bebé panda que nació el pasado 23 de agosto en el zoo de Schonbrunn, en Viena (Austria), fue bautizado a principios de este mes con el nombre de Fu Long, que significa Dragón Afortunado en mandarín.
Wu Ken, embajador de China en Austria, y una delegación china asistieron a la ceremonia, así como la ministra austriaca de Asuntos Exteriores, Ursula Plassnik, los directores del zoológico y los alumnos de una escuela china local, que ofrecieron una actuación de danzas típicas.
Fu Long se encontraba ausente, pero su foto a gran escala proyectada en una pantalla presidía el acto.
Los progenitores del pequeño Dragón Afortunado son dos pandas gigantes, Yang Yang (la madre) y Long Hui (el padre), que fueron prestados por China a Austria en 2003.
Probablemente, dentro de un par de años Fu Long tendrá que ser trasladado a China para acoplarse, precisó el embajador.
Como es sabido, el panda gigante está en un gravísimo peligro de extinción, y muchos países, orientales y occidentales, aúnan esfuerzos y comparten campañas y programas de reproducción y conservación de este hermoso animal.