viernes, diciembre 28, 2007

Esto sí que es vida


Babe disfruta de una vida privilegiada en una isla privada del archipiélago de las Bahamas. Es un jabalí domesticado de ocho años que pasa sus días paseando por la playa, bañándose en el mar, comiendo hot-dogs y bebiendo cerveza. El cerdito vive en una remota isla con el videógrafo Luke Abbott y su pareja, Mona Wiethuchter, sus únicos dos pobladores.
Luke, que tiene 23 años y hace nueve que eligió habitar en este lugar paradisíaco, cuenta: “El mismo día que nació sentimos curiosidad por saber si seríamos capaces de domesticar a este jabalí”. Y Mona agrega: “Debemos vigilar su peso con la cerveza y los hot-dogs. Hace un par de años empezó a engordar demasiado, así que tuvimos que empezar a caminar con él por la playa para que adelgazara. Ahora tiene mucho mejor aspecto”.
Según ambos relatan, “a Babe le encanta su rutina diaria, y la sigue estrictamente. Baja a la playa por la mañana y empieza por comerse un hot-dog. Luego se mete en el mar para una buena y larga sesión de natación, le gusta quedar bien fresquito. Cuando sale del agua se toma una cerveza; sólo le permitimos una por día, porque si bebe alguna más se pone un poco irritable. Después se echa una siesta en la playa y normalmente le cepillamos el pelo un rato, algo que le gusta muchísimo”.