lunes, febrero 25, 2008

El Día de la Amnistía



El MetroZoo de Miami (EE.UU.) celebró antes de ayer el “Día de la Amnistía para los Animales Exóticos Domésticos”, una invitación para que los dueños de este tipo de mascotas que por diferentes razones querían deshacerse de ellas pudieran regalarlas en lugar de abandonarlas en la vía pública.
A la cita acudieron 150 criaturas de excepción: un coatimundi, una iguana, un serval moteado… y montones de serpientes, migalas, tortugas y escorpiones.
“Estamos en Miami”, suspiraba Thomas Goldsmith, veterinario encargado de certificar la buena salud de los animales ofertados, “aquí la gente tiene perezosos, leopardos y Dios sabe qué más en su jardín”.
“Esta feria se realiza ahora que la legislación sobre animales exóticos acaba de endurecerse”, explicó Scott Hardin, miembro de la Comisión para la protección de la vida salvaje en Florida. Dicho endurecimiento está provocando que un número cada vez mayor de estos animales sean librados a su suerte, lo que amenaza al ecosistema: por ejemplo, las pitones birmanas se deleitan con la rata de los bosques de Key Largo, especie ya escasa; los loros afectan la provisión de electricidad, pues construyen sus nidos en los transformadores, y las iguanas arrasan con la vegetación.
Había quien regalaba su “colección” completa, como el joven Ray Padilla, que causaba admiración con sus siete serpientes, entre las que se contaban pitones birmanas y boas colombianas. “Es que me ocupan demasiado sitio”, decía, “y, además, ahora tengo otras aficiones”. En cambio, Debbie Kupferman lloraba al separarse de su iguana, a la que había recogido en la calle cuando unos vecinos borrachos la tiraron por la ventana. “Ya no me queda tiempo para seguir cuidándola”, se lamentaba.
Por su parte, Christie Lyon aleccionaba a los admiradores de sus dos loritos verdes sobre su carácter, costumbres alimenticias y pequeñas manías.
Los organizadores del evento consideraron que los resultados fueron mejores de lo esperado, ya que todas las exóticas mascotas, menos seis, encontraron nuevo dueño, lo que hace pensar en la conveniencia de celebrar periódicamente el Día de la Amnistía.