viernes, febrero 01, 2008

Chihuahuas sobre ruedas


Venus, Carmen y Pablo ya han cumplido su primer año. Estos tres hermanitos chihuahua parecían condenados a una piadosa muerte prematura porque nacieron sin sus patas delanteras. En cambio, fueron llevados a un albergue para animales, donde han crecido saludablemente hasta ahora, a pesar de tener que vivir con su minusvalía.
Donna Imhof, veterinaria del centro, adoptó a los tres perritos y les diseñó unos carritos de aluminio para que, por un lado, pudieran tener una mayor autonomía en sus desplazamientos y, por el otro, se aliviara la tensión que sufrían en la columna vertebral, causada por la mala postura. “La primera vez que los vi conectamos inmediatamente. Ellos me miraron como diciendo: ‘Necesitamos tu ayuda’, y yo les contesté que creía que podía ayudarlos. Y desde entonces somos un equipo”, recuerda.
Dado su buen estado físico, lo único que Venus, Pablo y Carmen precisaban era algo que mejorara su capacidad motora. La dedicación de Donna, además, los ha salvado de la eutanasia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Genial fill someone in on and this enter helped me alot in my college assignement. Thank you as your information.