jueves, febrero 21, 2008

Osito de oro


La Knutmania, esa explosión de entusiasmo que desató el año pasado el nacimiento de Knut, el oso polar del zoo de Berlín (Alemania) que supo conmover al mundo entero, le ha supuesto al zoológico unos beneficios de 5.000.000 de euros en 2007 y medio millón de visitantes más que en 2006, según acaba de anunciar su director, Bernhard Blaszkiewitz. Y aunque Knut, 14 meses y 132 kg, ya no es exactamente la tierna bolita de pelos que era, sus admiradores siguen siendo tan numerosos como entonces.
De ser un fenómeno mediático, el osezno pasó rápidamente a ser un fenómeno económico: la “marca” Knut cuenta actualmente con 44 licencias y 29 sociedades utilizan su imagen para vender productos tan dispares como peluches, libros o caramelos.
También se han multiplicado las visitas en el zoo de Nuremberg (Alemania) para conocer a Flocke, una osita que nació el pasado mes de diciembre y que se ha convertido en una celebridad. La prensa alemana habla de ella como de la futura novia de Knut y se hace eco de los astrólogos, que aseguran que los planetas están perfectamente alineados y anuncian que Knut y Flocke forman una pareja ideal.