miércoles, febrero 20, 2008

Volver a empezar


Electra, un águila real que resultó gravemente herida cuando intentaba escapar de una horda de cuervos que la perseguían, se está recuperando en un centro de ayuda escocés. El ave sufrió serias quemaduras en los ojos al chocar contra un poste eléctrico, y las lesiones le provocaron cataratas. La vista es esencial para las rapaces y Electra habría sido sacrificada si no hubiera sido posible operarla. Como los pájaros responden muy mal a la anestesia general y una de las retinas estaba demasiado dañada, la cirugía se realizó en uno sólo de sus ojos, y si bien la vida salvaje se ha terminado para Electra, la visión que le queda será suficiente para volar en su nuevo habitat, un santuario en donde la espera un macho que también fue curado de heridas en un ala. Los cuidadores esperan que las dos águilas reales se lleven bien y formen una familia, con muchos aguiluchos llenos de vida y buena salud.