sábado, enero 19, 2008

Dibujitos animados perversos


Ardillas que se suicidan ahorcándose o que se tiran voluntariamente bajo las ruedas de los coches… Se trata de una película de dibujos animados de un minuto de duración cuya difusión diaria por un canal de cable de la televisión rumana ha provocado la ira de las autoridades responsables de la regulación audiovisual de ese país.
El Consejo Nacional del Audiovisual declara que no puede intervenir porque AXN, el canal de cable que emite la cuestionada serie, está explotado en Rumania bajo licencia británica. En consecuencia, la autoridad rumana de regulación ha decidido acogerse a la Comisión europea, argumentando que “Ardillas suicidas” es perjudicial para los niños. Tanto más cuanto también se difunde en Polonia, República checa, Eslovaquia, Hungría y Moldavia.