lunes, enero 07, 2008

El mercado del sexo


Pagar por hacer el amor es una práctica probablemente más antigua que la misma especie humana, según se desprende de un estudio publicado hace unos días en la revista británica New Scientist, que revela la existencia de un auténtico “mercado del sexo” entre los macacos indonesios.
Tras haber observado durante 20 meses a 50 macacos de cola larga en Kalimantan Tengah (Indonesia), Michel Gumert, de la universidad tecnológica Nanyang en Singapur, constató que las hembras se acoplaban 1,5 veces por hora. Pero si un macho las despiojaba, la frecuencia aumentaba a 3,5 veces por hora, más del doble. Conclusión: cuando un macaco macho le quita los piojos a una hembra, ésta se lo agradece ofreciéndosele, cosa que no hace sistemáticamente si su pretendiente no le rinde este servicio.
Parece ser que este comportamiento tiene lugar únicamente en situación de libertad, pues, según señaló M. Gumert, “numerosos estudios realizados con animales en cautividad no registraron este mecanismo de mercado biológico”.
Ronald Noë, de la universidad de Strasbourg en Francia, y Peter Hammerstein, de la universidad Humboldt de Alemania, son los autores de la teoría del “mercado biológico”. Al respecto, Ronald Noë precisó que “existe una relación bien conocida entre el mercado del apareamiento y el de la economía en la especie humana, donde hay muchos ejemplos de hombres viejos y ricos que adquieren los favores de mujeres jóvenes y atractivas”.