miércoles, enero 23, 2008

La foca ciega



Los visitantes del zoo de Los Angeles (EE.UU.) ya pueden conocer a Alfred, pero él no puede verlos porque está ciego. Se trata de una foca invidente, rescatada hace casi un año en la costa de New Jersey después de una larga búsqueda por parte del Marine Mammal Stranding Center, que fue derivada a ese parque zoológico en octubre pasado. Alfred ha estado estos meses en cuarentena, adaptándose a su nuevo hogar y a sus cuatro compañeras en el Sea Life Cliffs, muy cerca de la entrada del parque.
“Está exhibiendo todas las conductas que veríamos en un ritual de apareamiento”, explicó Lauren Whittemore, adiestradora del zoo. “Están haciendo todo lo que deberían hacer, y no parece que la ceguera afecte este aspecto de la naturaleza”.
Los directivos del parque dicen que Alfred, que está perdiendo un ojo y ya quedó ciego del otro, pero por lo demás goza de buena salud, utiliza las terminaciones nerviosas sensibles de sus bigotes para reconocer los espacios de su nueva casa.
Pesaba tan sólo 40 kg cuando lo encontraron el pasado mes de febrero, muy probablemente debido a que la ceguera le dificultaba la captura de peces. Desde entonces casi ha doblado su peso, aunque sigue siendo pequeño, ya que las focas comunes alcanzan a menudo los 135 kg.