lunes, enero 28, 2008

Raros y en peligro


La salamandra gigante de China (1,8 m) y la minúscula rana Sooglossus de las Seychelles (11 mm) forman parte de una decena de especies de anfibios particularmente amenazadas, según la Sociedad zoológica de Londres (Gran Bretaña), que el lunes pasado lanzó una campaña para su protección.
“Tal vez estos animales no sean muy bonitos o enternecedores, pero esperamos que su aspecto extraño y su raro comportamiento harán que la gente tenga ganas de participar para protegerlos”, observó Helen Meredith, coordinadora del programa.
La sociedad zoológica quiere sensibilizar al público sobre la suerte de especies como las ya citadas salamandra gigante de China y Sooglossus o rana de Gardiner, o el anfibio sin miembros, Sagalla caecilian, que tiene tentáculos táctiles a un lado de la cabeza.
La rana de Darwin, originaria de Chile y la Argentina, cuyos renacuajos crecen en la bolsa gutural (como una papada) del macho, figura también en la lista, aunque existe la posibilidad de que ya haya desaparecido. Se encuentra asimismo contemplado el sapo partero, que lleva los huevos sujetos en las patas traseras durante un mes (el macho).
Más extraño aun es el olm o Proteus anguinus, un anfibio del mismo tipo que los tritones y las salamandras, que puede sobrevivir 10 años sin alimento. Es un depredador de los fondos subterráneos, parecido a una serpiente rosa de 30 a 40 cm, que vive hasta los 90 años.
Esta categoría de anfibios en peligro que han sufrido una evolución distinta “están entre las especies más notables y sorprendentes del planeta, pero 85% de ellos no son –o lo son poco– objeto de esfuerzos para su conservación y podrían desaparecer si no hacemos nada”, señaló la coordinadora.
Su creciente declive se debe a la destrucción de su hábitat, la polución, el cambio climático y diversas enfermedades.