lunes, noviembre 26, 2007

Muertos de hambre


El 18 del corriente mes, cuatro tigres del Shenyang Bingchuan Wildlife Park (norte de China), exasperados por el hambre, se atacaron entre sí y uno de ellos terminó devorado por el resto. "No tenemos dinero. Está claro que la falta de alimento es lo que ha causado el incidente", declaró una empleada del zoo.
El año pasado, el mismo parque había tenido que cerrar sus puertas un breve tiempo por falta de fondos y de visitantes. "Recibimos tan sólo una subvención de 1000 yuanes (U$S 135) mensuales y la venta de entradas reporta otro tanto; ésos son nuestros ingresos", explicó la empleada.