jueves, noviembre 15, 2007

Vade retro...


Un campesino hindú acaba de casarse con una perra para conjurar la maldición que cree que lo persigue desde que hace 15 años mató a dos perros a pedradas y colgó sus cadáveres de un árbol. A los pocos días del hecho, empezó a tener dificultades para oír y hablar y se le paralizaron las piernas. Hasta ahora, los médicos no han encontrado la causa científica de sus males, pero un astrólogo le aseguró que los espíritus de los perros muertos lo han castigado con un conjuro que sólo desaparecerá cuando se case con una perra.
Después de mucho tiempo de buscar "la esposa ideal", Selvakumar, de 34 años, se decidió por Selvi, una hembra bastarda de cuatro que le presentó un amigo. La ceremonia fue oficiada el pasado domingo por un sacedote hindú en Sivagangawas, un pueblo del estado de Tamil Nadu. Selvakumar iba vestido para la ocasión y Selvi, la novia, llevaba un sari y un collar de flores.
Según un amigo, "el perro es sólo para deshacer el maleficio; Selvakumar tiene intención de encontrar una esposa de verdad después de eso".