domingo, noviembre 25, 2007

Uno más en la familia


Los japoneses se vuelven locos por sus animales de compañía. Cada vez más, los perros son considerados como un miembro de la familia igual a cualquier otro, a tal punto, que algunas empresas han implementado asignaciones familiares para mascotas.
A partir del mes de diciembre, Kyoritsu Seiyaku, una sociedad de productos farmacéuticos, va a ofrecer a sus trabajadores una asignación mensual de U$S 9 por cada perro o gato que tengan. La compañía cree que así sus empleados se responsabilizarán más de sus mascotas y los tratarán aun mejor. Kyoritsu Seiyaku va a ir incluso más lejos, pues está estudiando conceder una prima de USS 75 a cada uno de ellos que adopte un gato callejero.
Hills Colgate, el fabricante de alimentos para gatos, ya puso en práctica un sistema parecido hace dos años: cada empleado que compra un perro o un gato recibe U$S 90. Y la misma cantidad si el animal muere, junto con una carta de pésame firmada por el presidente de la sociedad.
Esta nueva moda refleja muchos cambios en la sociedad japonesa. En las familias, los animales reemplazan cada vez más a los hijos. Y en una sociedad cuya población declina, las empresas están dispuestas a todos los sacrificios para atraer y conservar al personal.