miércoles, junio 06, 2007

Algo huele mal


Científicos neozelandeses y australianos han emprendido una investigación cuyo objetivo es disminuir las flatulencias de las vacas, consideradas como causa de recalentamiento climático. Dieter Adam, gerente de la Sociedad para el Perfeccionamiento del Ganado, manifestó que ciertos datos científicos indican que si las vacas son más eficaces en la producción de leche, producen menos metano, uno de los gases causantes del efecto invernadero. Éste no es un problema nuevo en ese país: en 2003, el Gobierno de Nueva Zelanda intentó implementar un impuesto al metano, ya que, según argumentó, las vacas eran responsables de más de la mitad de los gases que provocaban el efecto invernadero en la región. Pero el “impuesto a los pedos” no prosperó, debido, principalmente, a las enérgicas protestas de los agricultores y ganaderos.