miércoles, junio 06, 2007

Vivan los novios




La noticia llega del lejano Sudán (África), donde uno de sus habitantes fue obligado a casarse con la cabra de un vecino, tras ser sorprendido por éste cuando mantenía una relación sexual con el animal. El Consejo de Vecinos consideró que se había comportado con la cabra como si fuera su esposa, por lo que, si no quería ir a la cárcel, debía cumplir con las leyes locales, que exigen matrimonio e indemnización económica al dueño de, en este caso, el animalito.