domingo, junio 10, 2007

Amor por horas


Locos por los perros, pero a menudo obligados a renunciar a su pasión por falta de espacio, los japoneses se desquitan en ciertas tiendas, que además de vender animales y accesorios, ponen a disposición de sus clientes una cafetería donde los cachorros corretean entre las mesas; cualquiera que pague 500 yens (4 €) más la consumición disfrutará de la compañía de los animalitos. Y si lo desea, podrá alquilar un pequeño compañero por horas y llevarlo de paseo. La iniciativa tiene mucho éxito: en 2001 existían en Tokio 17 locales de alquiler de animales; hoy se contabilizan 115. Todos ellos ofrecen a los interesados los “sevicios” remunerados de su chihuahua o teckel enano preferidos. Mediante la módica suma de 1575 yens (12 €) por hora, Hiromi Madena, dueña de Puppy the World, proporciona a sus clientes uno de sus 35 perros, más correa, pañuelos de papel y bolsa de plástico (para recoger las cacas del animalito). Y les ruega no dejar que brinque por cualquier sitio ni atiborrarlo de golosinas. Se les pide también que tengan la precaución de pasearlo por la sombra los días muy calurosos. Este nuevo servicio se está extendiendo rápidamente en Japón, un país donde la mayoría de los propietarios prohíbe a sus inquilinos que tengan perros. Y si un paseíllo no resulta suficiente, por 10.500 yens (80 €), precio que incluye comida en grano, litera y bol de agua, el cliente puede llevarse el perrito a casa. Naturalmente, algunos veterinarios son contrarios a esta práctica, y argumentan que es una fuente de traumas y tensión para los animales, que pueden sufrir diarreas y otros síntomas de stress al ser manipulados como si fueran juguetes.