jueves, junio 14, 2007

Héroes acuáticos

Los bluegills son unos resistentes pececitos (también conocidos como mojarras de agallas azules y peces del sol) que los norteamericanos utilizan en su lucha contra el terrorismo. Desde los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, el suministro de agua es constantemente supervisado para controlar que no hayan sido introducidos en el sistema de abastecimiento agentes químicos o biológicos, detección que corre a cargo de estos peces, cuyo organismo reacciona inmediatamente ante pequeñas variaciones del agua. Grupos de bluegills son introducidos en tanques que se llenan constantemente con agua de los depósitos municipales y que están equipados con sensores que registran las señales eléctricas producidas por los movimientos musculares de los peces; dichos movimientos se modifican súbitamente ante la presencia de ciertas toxinas (provocan una especie de tos que hace flexionar las branquias para expulsar las nocivas partículas), y alertan así a los técnicos a cargo, quienes pueden actuar rápidamente y cortar el abastecimiento de agua.
El sistema fue desarrollado por la empresa Intelligent Automotion, contratada por el Departamento de Defensa de los EE.UU., e implementado en las principales ciudades del país, entre ellas, Nueva York, San Francisco y Washington, y a pesar del tiempo transcurrido desde su puesta en marcha, se divulgó por primera vez hace pocos días a través del diario Journal News (White Plains, estado de Nueva York), que dio a conocer el programa que se aplica en la ciudad de Nueva York.