lunes, junio 25, 2007

Nuevas leyes

La ciudad suiza de Ginebra acaba de sancionar una ley (aceptada por más del 80% de los votantes) que obliga a los 30.000 ciudadanos poseedores de perros a seguir un curso de educación canina, en un intento de garantizar que son perfectamente capaces de dominar a su mascota en cualquier situación. La medida fue tomada tras varios ataques mortales cometidos por animales que escaparon del control de su amo.
Los propietarios de perros de ataque y de ciertas razas consideradas peligrosas (tosa inu, rottweiller, pitbull, etc.), deben cumplir normas más estrictas: no sólo los dueños han de ser mayores de edad, demostrar mediante certificado el pedigree del animal y llevarlo siempre con bozal; además, no pueden tener más de un ejemplar y están obligados a castrarlo para evitar su reproducción.