miércoles, junio 06, 2007

Cuando se apaga la luz...




Hace algunos meses, investigadores del Departamento de Ciencia Animal y Tecnología de la Universidad Nacional de Taiwán consiguieron producir tres cerditos que brillan en la oscuridad. Los animalitos se originaron de embriones de cerdo inyectados con una proteína fluorescente extraída de medusas, lo que ha provocado que de día su piel tenga un matiz verdoso y de noche se vean absolutamente verdes. Los científicos confían en que su descubrimiento les ayude en sus estudios sobre las células madre y facilite el diagnóstico de ciertas enfermedades, puesto que, ya que los órganos internos de estos cerdos también son verdes fluorescentes, se podría observar el desarrollo del material genético sin necesidad de hacer biopsias ni aplicar prácticas cruentas.