martes, junio 05, 2007

¡Un intérprete aquí!


Boris es un tigre siberiano nacido y criado en un zoo de la provincia francófona de Quebec (Canadá), que fue enviado en mayo de 2006 al Valley Zoo de Edmond, en la provincia mayormente anglófona de Alberta (Canadá), en el marco de un programa de salvaguarda de esta especie, de la que no quedan más de 400 ejemplares en libertad. Las autoridades del Valley Zoo estaban muy preocupadas por Boris desde el día que llegó, pues lo veían indiferente y sin reacción ante las palabras de sus cuidadores. Pero hace poco, uno de los guardas lanzó un estentóreo “bonjour”, y grande fue la sorpresa de todos cuando vieron que inmediatamente Boris se incorporó y se dirigió hacia él. Después de varias pruebas, constataron que el tigre respondía si se le hablaba en francés y se relacionaba fácilmente con quien así lo hiciera. Lo que tenía el pobre Boris era un ataque de nostalgia de su zoo natal, pues en el nuevo todo el mundo le hablaba en inglés y él no entendía nada.
A partir del descubrimiento, las autoridades han redoblado sus esfuerzos para que el animal sea bilingüe y, entretanto, solicitan a sus visitantes que le hablen en francés, para que así se sienta más acompañado y contento.