martes, junio 05, 2007

Lo más de lo más


Gafas de sol para perros, ¿complemento indispensable para el verano o accesorio necesario para la salud?
Los doggles, anteojos protectores para perros, se fabrican en Suiza. Parecidos a la máscara de natación, son ergonómicos, están hechos con vidrios irrompibles, recubiertos de suave espuma y tienen tratamiento anti-vaho. Se fijan a la cabeza mediante dos tiras ajustables (una detrás de la cabeza y otra bajo el mentón). Existen en diversas tallas y colores, y ya anuncian futuras versiones con protección contra los rayos ultravioleta, así como contra el polvo y el viento, que pueden provocar conjuntivitis.
Son súper lindos, pero no sabemos si nuestros animales de compañía los van a querer usar o serán necesarias unas cuantas sesiones de iniciación para que las acepten.
La utilidad real es para los perros trabajadores: socorristas de montaña o que arrastran trineos, para protegerse de la reverberación solar; buscadores de víctimas en derrumbes de edificios, que pueden así salvaguardar sus ojos de polvo y cascotes; perros militares que enfrentan las tormentas del desierto y con ellos se defienden de la arena… Claro que nuestra mascota los puede lucir en situaciones menos dramáticas, que seguro despertarán la envidia del perro del vecino: por ejemplo, cuando lo llevemos a dar un paseo en nuestro descapotable último modelo.
Si alguien se tienta con este must, puede conseguirlo Internet mediante. ¿Precio? Entre 10 y 20 euros